Teléfono 95 618 35 13
Teléfono 95 618 35 13

VEHÍCULO PARADO MUCHO TIEMPO: ¿CÓMO PREPARARLO?

Lo primero que vamos a repasar es la preparación del vehículo para tenerlo inactivo durante una temporada. Esto puede suceder por imposición del gobierno a consecuencia del coronavirus, como es el caso que nos ocupa actualmente, o por imperativo económico o circunstancias personales. En cualquier caso, el modo de actuar será el mismo.

Dónde estacionarlo

Siempre que sea posible, lo ideal es dejar el vehículo protegido en un garaje, pues de este modo sufrirá en menor medida las inclemencias meteorológicas, posible vandalismo o incluso denuncia a las autoridades por supuesto abandono.

Pero si no queda otra que aparcar el vehículo en la calle, deberemos intentar mantenerlo limpio para que no parezca que el coche ha sido abandonado e intentar cambiarlo de sitio periódicamente (obviamente sólo si la situación lo permite, no siendo el caso en situación de confinamiento). Si podemos elegir lugar, mejor que sea uno transitado y protegido.

Limpieza del interior

Cuando pensemos que el coche va a estar parado mucho tiempo, es importante que antes lo limpiemos por dentro para evitar que se produzcan descomposiciones, malos olores o deterioro de materiales a consecuencia de restos de suciedad, humedad o cualquier otra causa, que luego serán mucho más difíciles de eliminar.

Batería

Comenzamos ya con los elementos mecánicos del vehículo, siendo la batería el primero y más evidente. Es importante que desconectemos los bornes de la misma para evitar que se siga produciendo consumo eléctrico y se acabe descargando. Cuando tengamos que volver a utilizar el vehículo, bastará con volver a conectar los bornes.

Los neumáticos

Las ruedas de nuestro vehículo también pueden sufrir las consecuencias de un estacionamiento prolongado, pues poco a poco perderán presión y, además, la posición fija hará que se vayan deformando al estar el neumático apoyado siempre sobre la misma porción de goma, afectando a la banda de rodadura y a los flancos. Por ello, lo más aconsejable es inflarlas a una presión superior a la recomendada.

Depósito

Otra de las operaciones que debemos realizar es la de asegurarnos de no dejar el depósito de combustible vacío o en reserva, pues este podría deteriorarse al secarse. Lo ideal es mantener el depósito lleno aproximadamente a la mitad.

En cuanto al resto de líquidos, será conveniente que revisemos los niveles para asegurarnos de que el motor tiene la suficiente cantidad de todos ellos. De ese modo, los sistemas y elementos del motor permanecerán en buenas condiciones y, a la hora de arrancar el vehículo de nuevo, no tendremos ningún problema.

 

Una vez pasado el periodo de tiempo en el que no hemos utilizado el coche, llega el momento de devolverle a la vida y, para ello, conviene que volvamos a revisar algunos aspectos del mismo, tanto si previamente tomamos las precauciones anteriormente descritas como, sobre todo, si no realizamos ninguna acción preventiva.

Comprobar los niveles de líquidos y de combustible

Especialmente si no lo hicimos al poner el coche en «cuarentena», conviene que revisemos el nivel del depósito de combustible y el del resto de líquidos del motor: aceite (el cual algunos expertos recomiendan que cambiemos tras un periodo prolongado de estacionamiento), refrigerante, frenos, dirección, caja de cambios o incluso del limpiaparabrisas. Especialmente si vemos que los niveles han bajado, debemos comprobar si se ha producido alguna fuga que lo haya provocado.

Revisar las correas del motor

Aunque este punto es más complicado para una persona que no tenga conocimientos de mecánica o fácil acceso a las mismas en el vano motor, siempre que sea posible debemos revisar el estado de las correas y/o cadenas que el vehículo incorpore en el propulsor, pues especialmente las correas están hechas de materiales que pueden deteriorarse con el paso del tiempo, la humedad y los cambios de temperatura.

El arranque del motor

Finalmente, llega el momento de revivir el motor de nuestro vehículo, algo que debemos hacer con prudencia, pues a pesar de todo lo anterior, podemos encontrarnos con problemas a consecuencia de la larga inactividad y la inmovilidad prolongada de las piezas internas del mismo.

Si al girar la llave de contacto notamos que al motor le cuesta arrancar, debemos parar y volver a intentarlo las veces que sea necesario sin forzarlo. Nunca debemos mantener la llave girada más de cinco segundos o podremos averiar el motor de arranque, otros elementos o incluso agotar la batería.

Ante todo y por encima de todo, debemos ser pacientes en este proceso para no forzar los elementos de una máquina que ha estado inactiva durante un largo periodo de tiempo, siendo por tanto vulnerable a oxidación, agarrotamiento o deterioro. Circunstancias que, además, pueden verse agravadas en función del clima o la zona en la que residamos, pues factores como la humedad son algunos de los peores enemigos de nuestro vehículo.

 

Síguenos en nuestras redes sociales para estar informado de todas las novedades:

Instagram

Facebook

TE LLAMAMOS

Déjanos tu teléfono para que te llamemos.

CITA TALLER

Pide cita en el taller.

TEST DRIVE

Solicita una prueba de conducción.